Proceso de elaboración del vino




Frente al uso de la prensa manual tradicional, e incluso en una operación previa a la utilización de aquélla, los campesinos más modestos pisaban la uva con los pies y modernamente bajo la prensa mecánica en muchos casos.
El pisado se hacía en un "baño de cuba" de madera de roble de forma circular, semejando la mitad de un cubeto. Una vez pisada la uva, el "mosto" pasa al pilo, y de allí se recoge,"mostea", a las cubas, donde se deja fermentar con la "brisa" o "madre", sacada de la uva escogida. Se deja fermentar durante 8 días, liberando ácido carbónico que hacía peligroso descender a la bodega mientras se realizaba el proceso, por lo que se usaban tradicionalmente sarmientos prendidos para limpiar el aire.
Las heces del vino de la madre se sumergen periódicamente, dentro de la cuba mediante el uso del "mecedor", terminado en forma de horquilla.
Anteriormente se quemaba azufre dentro de la cuba para que ardiera el oxigeno del aire, haciéndose el vacío y cerrando rápidamente la cuba, primero mediante una tapa ovalada de madera que ajusta perfectamente, y luego mediante una pella de barro que se aplica alrededor o "embarro".
Se deja dormir el vino en la cuba conforme al dicho:" En San Andrés el vino nuevo viejo es", bebiéndose ya, a finales de Noviembre, un primer vino nuevo aun verde.
Las uvas más comunes son las llamadas "tinta","malvasía" y "mencía", pero también suele vendimiarse el "jerez", "albillo", "moscatel" y "verdejo". Predominaban los claretes que alcanzaban los 14 grados de graduación.
Para la iluminación durante el proceso de fabricación del vino y utilización de la bodega se usaban velas, aceite, petróleo o carburo.